Estas navidades, el mejor regalo eres tú.

Seguidores

martes, 25 de diciembre de 2012

¡Felices navidades creadas!

Dicen que es una noche mágica, única y llena de nostalgia por todos lado. Inspiramos recuerdos y expiramos   más recuerdos. Quizás no sea todo lo mágica que dicen. La navidad esconde demasiado bien su cara negativa. Simplemente vemos que todo está listo, la cena, tu familia, y un gran árbol adorado de grande bolas de colores que lo presencia todo sin decir palabra. Todos comen, ríen, bailan, cantan, pero...¿y si falta algo? ¿Y si nada de eso me llena tanto como querría?
No te tengo, y de repente me entran unas ganas tremendas de estar a tu lado, compartiendo mi verdadera navidad. Porque mi navidad eres tú. Haces que todos mis sueños se conviertan en realidad, tú, el mejor regalo esta noche, tú, la razón de mi más verdadera sonrisa, mis grandes enfados terminados en besos eternos, tú, cada latir de mi corazón a fuerza de cañón, el despertar de cada mañana y el dulce sueño de cada noche. No quiero otra cosa, no quiero más regalos, ni risas si no son junto a ti. No quiero otros besos, otras caricias, no quiero nada si no tienen tu esencia. 
Y a todo esto, debería tener cuidado con el amor, que tanto daño me ha hecho hasta ahora, que tantas lágrimas me ha hecho derramar, pero te quiero para mí y dicen que si no arriesgas, no ganas. Yo quiero ganar, yo quiero ganarte. Y subiré a la montaña más alta, nadaré el gran océano, correré el mundo de punta a punta, y todo si cuando regrese, estés ahí, esperando mi llegada. 
Cada navidad es dueña del creador. Yo, creador de mi navidad, te invito a que seas toda ella.
                                                                          ***
Bloggers, 25 de diciembre, fun fun fun. Como veis, hice algunos cambios navideños en el blog, ¿molan?Espero que os guste también la entrada que os he dejado. La navidad es amor, pero... ¿qué pasa si no hay amor? ¿Qué pasa si aún no ha llegado? ¡Hasta la próxima! ¡Y felices fiestas!

jueves, 20 de diciembre de 2012

Se recomienda no mezclar el pensamiento con el duro pasado.

Caducaste muy pronto frente al largo amor que prometiste. Te fuiste sin decir nada, poco a poco y olvidando hasta el más mínimo detalle que sirvió de aire para nuestros corazones. Dejamos de aprovechar las últimas miradas sin saber lo pronto que estaba el final. Y el final llegó, sin condiciones.
Y es sin ti, cuando me doy cuenta de que mi lista de cosas por hacer contigo se ha quedado sin terminar. Empezamos con millones de ilusiones y terminamos destrozándolas. Mil y una cosas que quedaron en el recuerdo jamás existido de dos mentes y dos almas que, fueron fuego, pero terminaron siendo cenizas. Y tal vez eso sea lo malo de recordar el pasado, que cuando lo analizas,  las cosas que hiciste se quedan pequeñas al lado de las cosas que te gustaría haber hecho. Pensar duele,y más si el duro pasado se mete por medio hundiendo aún más lo hundido.
Me gustaría haberte besado durante toda la noche y que tu saliva se confundiera con la mía al amanecer. Así como comenzar el otoño pisando hojas del suelo y de repente, tirarte sobre ellas para que te enfadaras y tuviera que pedirte un hermoso perdón. A todo, me gustaría haber conocido a fondo cada gesto y parte de tu piel y ser el creador de millones de sonrisas al instante. Me gustaría haberme hecho la victima un día lluvioso para que te quedaras en la cama y no nos moviéramos durante todo el día. Y entre juego y juego, me gustaría haberme caído de la cama abrazado a ti, como también me hubiera gustado que sonara una canción de amor y de repente nos miráramos para decir sin palabras que esa canción era justamente lo que queríamos decirnos. Y así, millones de cosas que, por culpa del tiempo y de la mala costumbre de querer a medias, perdimos y que, ahora añoro en lo más puro de mi corazón.
                                                                           ***
Bloggers, sé que he tardado mucho, y lo siento muchísimo. He intentado escribir varias veces pero no salía nada. Pero bueno, aquí está el resultado de varios intentos. Espero que os guste, a todos nos gustaría haber hecho cosas que no hicimos. También os dejo una canción que me encanta para estas fechas.  http://www.youtube.com/watch?v=fHAVsBew23w. ¡Hasta pronto!

jueves, 13 de diciembre de 2012

Si el mar se queda sin sol, pierde toda su magia.

Nuestros primeros pasos también fueron dados con el corazón. Hemos nacido viéndonos sonreír cada vez más tontamente. La altura, a medida que pasan los años, aumenta, sí, pero no tanto como la proporción que hay dentro del corazón. Yo te he querido cada día un poco más hasta hoy. Y mañana te querré un poco más de lo que te quiero hoy. No hay fin. No habrá fin. ¿Nunca te has parado a mirar el mar?
Las olas mueven un universo sin fin, y por más que mires, no ves el final de aquel paseo por donde caminamos. Y al atardecer, el sol hace que se reflejen miles de diamantes que se disparan hacia el cielo, pero ese no es el límite. El límite está mucho, mucho más arriba, donde ni las estrellas han alcanzado llegar. Yo soy tu mar y tu eres mi sol. Pero no un sol cualquiera. Eres el sol más brillante de todos. Por eso, cuando sonríes, tu sonrisa se refleja en mis labios formando la sonrisa más maravillosa que juntos podemos formar.
Cuando tengo frío, tus fuertes rayos me dan el calor que necesito. Cuando lloro, absorbes mis lágrimas sin importante que pasen a tus ojos. Cuando sonrío, tu brillo se hace cada vez más potente. Cuando estamos juntos, nadie nos puede dejar de mirar, porque damos lo mejor de nosotros por estar juntos. Pero como todo, llega el momento de la despedida, y los últimos besos adornan un mar que se queda oscuro.
La oscuridad me da miedo, quiero sentirte cerca y poder vencerla siempre. Huelo a ti, tengo tu esencia grabada en cada una de mis olas. Y cuando vuelves, porque siempre lo haces, regalo una sonrisa nueva al mundo. Una sonrisa que está llena del mejor amor que alguien puede sentir. Tú siempre vas a volver y yo siempre voy a estar esperando que vuelvas día a día.
Deseo siempre ser el mar donde reflejas todos tus miedos, tus alegrías, tus tristezas, tus lágrimas y sonrisas, tus besos y caricias, tus enfados, tus ganas, tu fuerza, y así, si algo te hace daño, utilizaré mis olas para llevármelo tan lejos de ti como pueda. A cambio, solo pido tu luz.
                                                          ***
Bloggers, ¿qué tal? Yo muy bien, limpio de exámenes y tal. Ahora solo queda esperar las notas, espero que todo haya salido bien. Esta entrada que os traigo hoy la he escrito para una persona muy, muy especial en mi vida. ¿Qué es el mar sin su sol? ¿Qué soy yo sin ti? Vuelvo pronto, os lo prometo.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Está comprobado que el corazón y la cabeza nunca están de acuerdo.

Pasé tantos buenos momentos en cada uno de sus cuerpos. Sus labios, tan diferentes en cada tacto. Sus palabras, tan dulces en cada una de sus voces. Sus miradas, tan irresistibles a la mía que, sin querer, me salían sonrisas perfectas. Y no creo sea esa la palabra que me defina, pero en esos instantes me sentía tan bien...
Caricias a cual más inolvidables en un tiempo infinito engañado por la realidad. Porque el tiempo es engañado siempre por la realidad, una y miles de veces. Engañado como mi corazón, como mi alma, como todos los besos que les di. Y ese engaño de tiempos se une a mi locamente confundido corazón. 
Pienso, en su frialdad, pero en su belleza. En sus largos momentos donde me dedicaba todo el amor que tenía. Pienso en como sonaban sus frías palabras en mi oídos y de repente, se volvían las palabras más bellas que podía estar escuchando. Pero cuanto más pienso, aparece otro parón en mi corazón, una segunda debilidad que recorre mi cuerpo en un suspiro. Quizás sea su forma de tratarme, dudada mucho estar en la realidad o en un cuento. O tal vez la música de su risa, y su gran poder de contagiármela. Éramos dos tontos riéndonos por nada, pero el nada más hermoso que podía estar sucediendo.
Dos personas, quizás una decisión que me parte el alma en las dos probabilidades. El amor me hiere pero da vida. Besos que compiten en un duelo en mi propia cabeza sin saber que me están destrozando por dentro. Dos vidas totalmente distintas pero capaces de hacerme volar por las nubes y llegar a mi propio paraíso. Allí, donde nadie puede sentirlo, me encuentro yo, y un corazón totalmente confundido entre dos piezas de un puzzle que solo necesita una.
                                                                               ***
Bloggers, como prometí, he vuelto pronto. Tengo unos días de fiestas y la verdad, todo está muy relajado. Me da pereza pensar que el lunes todo volverá a ser como antes, lleno de exámenes y demás... Hoy os dejo algo nuevo dentro de lo que cabe, un aspecto del amor; bastante duro, por cierto. ¡Au revoir!

martes, 4 de diciembre de 2012

Si el amor se adueña del tiempo, lo destruye todo.

La función ha terminado. Ya no queda nada de aquel amor que construimos, de aquel bello amor que nos daba la vida mutuamente, de aquel largo beso que creamos. Todo se a marchado no sé donde,  y todo porque nuestra llama se estaba apagando. Alguien debió soplarla, o quizás, fuimos nosotros mismo en un ataque de rutina. La cuestión era simple, nuestra amor se estada debilitando.  Una discusión por nada y nada por una discusión. Una, otra, y así montones de momentos desperdiciados por el suelo sin nadie dispuesto a recogerlos. Y entonces, surge en mi cabeza la teoría simple del amor, una teoría de todos y para todos.
El amor tiene un comienzo bestial, único y más bien, inseparable. Dedicamos tanto tiempo a él, que se convierte en algo rutinario. ¿Qué es lo que pasa entonces? Simplemente es culpa de la rutina, que todo lo estropea. ¿No os habéis dado cuenta de que en algunos momentos nos gustaría salir corriendo a otro lugar y hacer cosas nuevas? Quizás, sea ese el problema de todo el asunto. Viene el amor, y todo es amor. Y el tiempo que hay intermedio, también amor. ¿Tanto amor mata? Eso debe ocurrir, al menos, eso creo que ocurre. Porque todo lo feliz que es el principio, se agota en un amargo final.                                      
El amor hace perder el tiempo si no es bien utilizado. Y creo sinceramente, con toda mi máxima seguridad, que para amar hay que echar de menos. Tener la sensación de morir por no abrazar a alguien. Añorar hasta tal punto que cometes las mayores locuras que puedes cometer. Llorar sabiendo que tienes a esa persona a kilómetros y no poder estar unidos en un tierno beso. Ver caer la nieve por un largo paseo y desear con todas tus fuerzas que al cerrar y abrir tus ojos, estará allí, contigo, juntos, ¿para siempre? 
                                                                             ***
Bloggers, solo me queda perdir perdón. No tengo tiempo, nada, nada, nada. Exámenes, trabajo, agobios, y todo por los suelos. Os dejo un texto, rápido, pero os vuelvo a pedir perdón. Volveré, espero que muy pronto. 

lunes, 26 de noviembre de 2012

Tus noches pegadas a las mías. Así, sin dejar ningún espacio vacío.

El camino de la felicidad se marcaba a cada paso que dábamos hacia la cama. Era la hora de dormir, nuestra hora de dormir. Tal vez la gente estaría en la calle, dando un paseo y disfrutando de la bonita luna que había esa noche. Tal vez, pero nosotros disfrutábamos de nosotros. Cada beso recorría todo mi ser entrando por mis labios y saliendo por la punta de mis dedos. Energía unida a la pasión que sentían dos cuerpos en pleno anochecer. Placer y una dulce excitación tan increíble que no dudábamos ni un segundo en mirarnos y sentir la plena felicidad de nuestros ojos. Había magia, y desde entonces creímos en ella.
Al tocarte, sentía como cada poro de tu piel se adentraba en mis adentros y bailaban al son de unas voces que sonaban tan bonitas en el silencio de la noche, que solo nosotros eramos dignos de escucharlas. Yo te quería en tu más plena absorción y tú me querías completamente a besos. A cada segundo, subía un nuevo escalón que me hacía llegar más dentro de ti. Quizás llegara a ver tu corazón. No lo sé, no sé nada, o mejor, no sabía nada en ese momento, solo podía sentirte, nada más estaba frente a mí, eramos nosotros en un lugar de nadie y de nada. 
Conocí todo el universo mezclado a ti como una pura reacción química de amor. Vi las estrellas sin ver el cielo y el cielo sin ver las estrellas. Parecía estar esperando aquel momento. Siempre lo soñaba, noche tras noche, un difuso sueño se aparataba para dejar ver aquella noche una bonita historia de amor sin un para siempre definido pero con rumbo a hacerlo. 
Tenía la cabeza apoyada en tu pecho cuando escuché:
-Las noches son el mejor momento para sentir el amor, y por eso quiero que a partir de ahora todas tus noches sean mías.
                                                                               ***
Bloggers, he tardado mucho en actualizar. Lo sé y lo siento muchísimo. La imaginación la tengo perdida y los exámenes me la pierden aún más. Os dejo algo muy pasional, muy puro ¿verdad? ¡Espero que os guste! 

lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Habéis oído hablar de las segundas oportunidades? Sí, es que ando buscándolas.

¿Existen las segundas oportunidades? ¿Existe el saber que un error puede curarse y que volverás a empezar de nuevo? ¿Existe el segundo amor de tu vida? ¿Existe la segunda sonrisa después de una lágrima intermedia entre la primera y ésta? ¿Existen o no existen esas cosas que tanto buscamos?
Y pienso que todos sois partidarios de que un día, el que sea, tal vez hace un año, dos, o simplemente hace unas horas, ocurrió algo. Algo especial, algo bonito que hechizó tu corazón desde el momento uno, de estas cosas que, sin querer, las llevas presente toda la vida. Y ese algo, tan bonito en ese momento, se evaporó en el tiempo, desapareció como si un mago hubiera cogido tu vida como ejemplo para demostrar ante un gran público su poder de hacer desaparecer cosas. Sí, ha desaparecido, pero la diferencia entre el mago y la realidad es muy exacta. El mago, tan poderoso, puede hacerla traer de nuevo, solo fueron unos minutos de angustia por saber donde había llevado aquel señor tu vida, del otro modo, la realidad se lleva tu vida en tan solo dos escasos segundos, y no solo eso, también la destruye y no te la devuelve jamás. Era tu vida. Ahora, solo es un millón de pedazos por todo el suelo, momentos, caricias, felicidades llenas de sonrisas perfectas, un beso y tus lágrimas bañando todo de sufrimiento.
¿Dónde quedó todo aquello que construí? ¿Y aquel beso que tanto deseé? ¿Por qué todo ha desaparecido en la perdida niebla de este caos? ¿Merezco este castigo que duele cada día más? Sin respuestas, sin nada, se ha ido tu vida sin decirte ni siquiera un bonito adiós. Y esperas que vuelva de nuevo, al menos tu segunda oportunidad, tus segundas veces, tu segundo beso, tus sonrisas más perfectas en la segunda intención, esas carias dispuestas a recorrer todo tu cuerpo... Sin embargo, no haces más que escuchar por todos lados que  eso no existe, que solo es fruto de la esperanza de la gente que ha perdido todo. Entonces me pregunto,  ¿debo seguir esperando o estaré esperando para siempre sin esperar nada?
                                                                      ***
Bloggers, demasiado tiempo he tardado yo ¿verdad? Lo siento, mi imaginación está por los suelos. Me he puesto ha escribir muchas veces, y después de tanto borrar y volver a escribir, este es el resultado. Sí, no es nada 'happy', pero es lo que ha salido. Tal vez, bueno, seamos realistas, todos alguna vez hemos tenido miedo a las segundas oportunidades. Ya hubo una, y si necesitamos otra es que no fue del todo bien...

martes, 13 de noviembre de 2012

Por favor, un tren para mí.

Un día me quedé mirando pasar el tiempo en una estación. La gente parecía ansiosa, todos corrían y corrían por atrapar uno de esos trenes. Yo, sin embargo, miraba. Unos, eran felices, y la gran mayoría, lloraban. No entendía nada, pero seguía mirando.
Pasaron muchos trenes, sí, bastantes. La gente subía y mientras lo hacían, otros bajaban. Siempre el que subía, lo hacía con la mayor de las sonrisas y el que bajaba, derramaba lágrimas por donde pisaba.
Encima de mi cabeza había un gran reloj. Su continuo ritmo se marcaba en mi cabeza mientras todos se movían de un lado a otro sin motivos existentes en mi razón. Muchos me preguntaron si no tomaba ningún tren, también si no tenía prisa, y yo, sin saber por qué, movía la cabeza de derecha a izquierda sin decir palabra. La gente parecía sorprendida. ¿Por qué era tan importante coger uno de esos trenes?
Todo era cuestión de tiempo. El tiempo me dio las soluciones de todas mis dudas y planteó de manera irracional otras muchas más que sería el tiempo, y no otra cosa, quien las respondería. Quizás fui un tonto en no saber aprovechar la primera vez que pasó el tren, y por ello me encuentro aquí de nuevo, solo, esperando impaciente a que vuelva a pasar.
Cuando todos ya se habían ido, cuando en la estación solo se escuchaba el silencio de las vías, el viento de la oscura noche y mi aliento solitario en aquel lugar, cuando todo eso ocurrió, me di cuenta de que había dejado pasar tal vez un amor, una bella amistad, un sueño, o algo que ahora espero impaciente.
Las oportunidades llegan en momentos que, quizás, no sean bien recibidas. Pero una vez que las pierdes, puede pasar mucho tiempo, o quizás un jamás, para que vuelvas a encontrarlas. Así es el juego del poder y no querer y del querer y no poder. Tarde, temprano, da igual donde y como, la cuestión es saber coger el por mí, deseado tren.
                                                                      ***
Bloggers, ¿qué tal? ¿Todo bien? Hoy os dejo algo distinto, muy, muy distinto a lo que suelo publicar. La verdad es que me gusta, es una de las cosas que menos valoramos y más lamentamos. Ante todo esto, ¡todos a la estación a esperar el tren perfecto! ¡Suerte!

jueves, 8 de noviembre de 2012

Ya sé que no volverás, pero me gusta pensar que lo harás.

Pensamos en los prohibido sin darnos cuenta de que dejamos volar lo permitido. Besamos tantos momentos que se nos pasa que dejamos volar infinitas eternidades. Y mientras pensamos, lloramos. Y si besamos, nos volvemos locos. Pero eso suele durar poco. Total, un cúmulo de subidas y bajadas, sonrisas que rozan el cielo y lágrimas que destrozan las estrellas. Todo acompañado de una dulce melodía de fondo, donde unos dedos se funden en el piano como mis manos en tu cuerpo. Y también en el fondo, la esperanza, brillando como una estrella más en el cielo, como siempre. Ese '¿Y si vuelve...?' o 'Tal vez vuelva...', o mejor ese 'Volverá si tiene que volver.' solo nos agota y nos come pedazo a pedazo nuestra cabeza. Nos consume. Nos mata. Y todo por dentro.
¡Mírame! ¿Ves? ¿Lo ves? Estoy totalmente herido en un mundo donde las heridas van al montón de basura de todos, y allí, se quedan olvidadas para nunca. Y nunca es nunca, así como siempre es siempre, pero nunca se cumple. Siempre gana el nunca aunque expresa menos que el siempre. Mis heridas son causadas por el siempre y protegidas por el nunca. Y así vivo, a contratiempo de dos tiempos perdidos en la ignorancia de muchos y muerto de amor por algo que espero impaciente, pero no llega.
¿Ves mis lágrimas ahogadas? ¿Ves mi gran disfraz de sonrisa? ¿Ves el dolor de mis ojos, de mi boca, de manos...? ¿Ves todo lo que has causado por prometer un siempre que nunca se cumpliría? ¿Ves cuanto dolor existe en mí? ....espero que lo veas, porque es tuyo.
                                                                                ***
Bloggers, ¿qué tal? ¿Bien? Por aquí todo va pasando, los días, los sentimientos, los exámenes  y un cúmulo de cosas muy grande. No todo siempre es alegría, por suerte y por desgracia. Amor, pero que duro amor... Volveré pronto, o eso creo yo. 

sábado, 3 de noviembre de 2012

¿Y tú me lo preguntas? ¿Tú que solo tienes que mirarte sobre el espejo?

Llegará el día en el que ni tú ni yo seamos recordados. Llegará el día en el que ningunos de nuestros besos queden en el aire como gotas permanentes. Llegará el día el que tus palabras no sonarán en mis oídos y a penas pueda extrañarlas. También llegará el día en el que la luna, con la misma intensidad que nos alumbró, ya no presencie ese bonito silencio que compartíamos ante ella, amándonos, buscando en el cielo una sonrisa más que pudiésemos compartir. Todo lo que tengo es para ti, porque yo soy tú y sin ti no soy nada. 
Esos días llegarán y pasaran en el olvido de quien los viva. Mientras tanto, vivamos nuestro puro amor a contra tiempo de un beso eterno. Seamos lo inesperado de cada uno, la sorpresa de un amor que gana fuerza en cada instante. Crucemos la barrera de lo imposible y  seamos juntos el infinito que tanto deseamos. Y por desear, desearnos juntos enredados bajo el manto blanco que presencia la pasión de dos cuerpos amados. Mirar las estrellas y que ellas vean como juntos, pedimos nuestros más dulces deseos. Y yo te pido a ti y tú me pides a mí. Tú y yo, elemental.
Quiero compartir un secreto oculto en la y que nos separa. Solo lo sabremos nosotros, los dueños del mayor deseo mutuo, dueños de la sonrisa al mirarnos a los ojos. Todo terminará sin ser revelado, una promesa que cumpliré como lo más valioso. Y es verdad que el destino puede con todo, pero es una de las pocas cosas, que por mucho que quieras, no puedes escoger. Estamos juntos gracias a él. Aún así, no hubiera dudado ni un segundo en elegirte si pudiera elegirlo.
-¿Qué es amor? -¿Y tú me lo preguntas? Amor eres tú. 
                                                                           ***
Bloggers, volví y tengo muy pocas cosas que decir. Fiestas y unos días de descanso. Una entrada de amor, como os tengo acostumbrados. Tengo algo nuevo en la cabeza pero tengo que sentarme a escribirlo. ¡Hasta entonces!

lunes, 29 de octubre de 2012

Échame el brazo por encima y, a partir de ahí, dejemos que todo pase.

Amiga mía. Compañera de mis peores momentos y dueña de mis miles de ilusiones...
 La amistad se une desde el momento inicial, y a partir de ahí, pueden ocurrir miles de cosas y de situaciones, pero siempre estarán marcados por algo que los une para siempre. Confianza extrema y miedo a perderse. ¿Quién no ha extrañado momentos que vive cada día? Y solo los extraña porque el tiempo pasa, y también pasan los días, y así, los años. Y en realidad no quieres que todo sea tan rápido porque, ¿y si todo acaba de repente?
Siempre tengo tu mano por debajo de la mesa. Siempre tu fuerza se une con la mía para hacernos invencibles y ser capaces de parar el tiempo para vernos sonreír el uno al otro. Un día te prometí ser para ti, y así quiero que me recuerdes, como aquel que lo daría todo, hasta lo que hoy declaran por imposible, por tu sonrisa más inclinada. Y más que eso.
Tal vez unas letras de más no sean lo bastante apropiado para describir, sentir, imaginar, recodar, añorar, querer, o como quieras llamar a ese gran saco de sentimientos y momentos que juntos y no separados, transportamos en este largo y duro camino que andamos; y más que eso, que compartimos.
Jamás podré dejar de decir que la amistad es el momento más dulce y verdadero que existe en la vida de las personas, tú para mí y yo para ti. Porque ser capaz de caer cuando estás en lo más alto es una de las miles de cosas que estaría dispuesto a hacer por ti, por la amistad que nos une, por nuestra amistad.
Y dicen que el amor es el mejor para siempre que puede existir; pero yo lo desmiento, porque no hay nada más eterno que una amistad compartida y dispuesta a hacer lo que sea por la puta sonrisa verdadera que tanto cuesta sacar, esa que hace que te duela la barriga y que derrames lágrimas de felicidad, esa que una vez sacada, se convierte en la cosa más bella del universo.
                                                                        ***
Bloggers, sí, ¿a qué es bonita la amistad? Esta entrada se la dedico a alguien muy, muy especial para mí, que me ayuda en todo y siempre está a mi lado cuando giro la cabeza. ¡Te quiero! ¡Hasta la próxima!

miércoles, 24 de octubre de 2012

When we're together, silence is the most beautiful melody that I can hear.


Llegas y ya empiezo a sonreír. Y aún no te has ido y ya empiezo a echarte de menos. El invierno casi ha llegado y necesito dormir abrazado a ti, sintiendo tu calor y dejando que todo alrededor pase sin más importancia. Quiero besarte y despertar en mis adentros todo lo que aquel día, aquel perfecto día, empecé a sentir. Y sentí algo tan grande que, siento que mi corazón está apunto de explotar de amor. Sí, ese amor que sube y sube, y por llegar, llega al infinito. Y allí, juega, baila con las estrellas y canta nuestra más bonita canción. Lo siento tan dentro que casi puedo tocarlo, olerlo y cuidarlo para que nunca estrelle sus sentimientos en el olvido. Y quiero quererte hasta el fin de los tiempos. Desearte tanto que me duela, estar pegados y sentir como la luna habla de amor con nosotros. Solo ella y su luz serán testigos de lo que un día tanto deseamos, estar juntos, brillar en un lugar para nosotros y sentir como el amor nos rodea y nos envuelve en un amanecer de amor. Si tienes frío, te tapo. Si te sientes mal, seré aquel payaso que te hacia reír en tu niñez sin motivo alguno, y te haré doblemente feliz si lo deseas.
Acompáñame de la mano al lugar donde nos conocimos, bésame donde nos miramos y sentimos que el amor entraba de pleno en nuestros corazones. Y a continuación, compartamos nuestras dos vidas en una, hagamos la más bonita historia de amor vivida en mucho tiempo, bailemos bajo la lluvia como todos quieren, pero nosotros también nos besaremos, gritaremos al mundo que somos y vivimos para nosotros. De tu amor nace el mío, y del mío el tuyo. Querámonos hasta...
                                                                       ***
Bloggers, ¿qué tal todo? Por aquí todo está bien, bastante bien aunque tengo exámenes hasta en la sopa. Bueno, hoy os dejo una entrada especial, sí, sé que es de amor como casi todas, pero es especial. Estoy satisfecho. Nada más que decir, o eso creo yo. Volveré, no sé si pronto o tarde. ¡Hasta entonces!

jueves, 18 de octubre de 2012

'Hazme el amor hasta que nos cueste respirar' Vanesa Martín.

Y hoy, definitivamente, me declaro enamorado de ti. Adicto a los besos que aún no llegaron, a los abrazos que terminarán en dulces palabras sonadas en los oídos. Tu sonrisas, tu bella sonrisa, tus ojos, tus dulces ojos. Si el tiempo corre tan lento cuando no estás en mis ojos, ¿por qué lo hace tan rápido cuando sí te tengo?
Veinticuatro horas pensando en ti, y no puedo dejar de hacerlo. Esto me recuerda a ti, eso mucho más y aquello también. Estás en todos lados sin estar en todos lados. Algo muy difícil de explicar si tu corazón no siente el bello sentimiento de amar. Amar tan profundo que, quisieras sentir su olor cada mañana y a la noche volverlo a sentir.
Y cuando sientes cualquier dolor, se hace ameno cuando lo compartes. Pero cuidado, compartir no quiere decir sentir. Soy un chico que piensa que el abrazo no se debe de pedir, sino que debe venir con una dulce improvisación llena y cargada de sentimientos a punto de explotar en cuanto unimos las pieles. Tus abrazos, tus fuertes abrazos me harán olvidar, por aunque sea solo dos segundos, el gran dolor que sienta. Ahí está el secreto del amor, eso de compartir el dolor, de sentir dos en uno.
Y sé que la realidad de estos actos todavía quedan por llegar. El tiempo le hará escoger el mejor momento, ya sea con una preciosa luna llena debajo, o sintiendo el frío tacto de una fuerte lluvia. No lo sé, lo que sé es que no sé nada más de que estoy locamente enamorado de ti.
                                                                              ***
Bloggers, sé que dije que volvería pronto y no lo he echo pero he estado muy liado estos días y a esto le sumamos que no tengo nada de inspiración. Hoy os dejo otro texto de amor. Amor, amor y amor, así resumo mi vida en este instante. ¡Viva el amor! ¡Hasta la próxima!

jueves, 11 de octubre de 2012

Un día, el que menos esperes, llegará la mejor parte.

Tan pronto como aparece, se mete tan profundo en tu corazón que ya no puedes pararle. Viaja en un veloz cohete por las vías de un corazón herido. Primero recorre uno a uno los momentos del maldito y doloroso pasado, y en un simple paso, los borra y se dispone a crear unos más nuevos, quizás más bonitos, más intensos, más imborrables. Y pensar cuanto te costó intentar y no conseguir borrar esos momentos, y ahora, aparece un nuevo mago en el corazón y los borra dejando todo de un bonito color rojo, así, sin más.
Llegan las primeras veces, los primeros besos, las primeras caricias y todo lo que de repente hace que quieras compartir toda tu vida a su lado. Y entonces, te empiezan a volver loco sus labios, para ti los mejores y quieres que sean tuyos donde, cuando y cuanto sea. Todo entra en una burbuja de un mundo ajeno a lo que ocurre, y lo que pasa a tu alrededor se convierte en algo secundario, ya no te importa. Acabas de acabar y ya quieres volver a empezar. Ya quieres volver a sentir esa sensación tan maravillosa, esas tontas sonrisas frente a una pantalla iluminada, esas peleas a ver quien quiere más a quien, esos abrazos que te hacen subir a lo más alto del cielo y jugar allí, en las nubes, a ser totalmente felices.
Y cuanto más pasa el tiempo, más crece el interior, más valor adquiere todo. La palabra amor, esa que queda tan dulce en sus labios, esa, toma la posición más alta entre tú y yo. Querer escucharla hasta que ella misma siga viva entre los dos. "Amor". Bonita palabra ¿verdad? ...eso, todo eso, es amor.
                                                                              ***
Bloggers, he cumplido. Hoy os traigo algo un poco diferente, siempre os regalo el amor de una forma triste pero no, el amor es una de las cosas más bonitas del universo, por no decir la más bonita. Tranquilos, llegará para todos. Ya veréis. Volveré muy pronto, tengo algunos días sin clases. Besos con todo mi amor.

domingo, 7 de octubre de 2012

Muramos juntos. Eso será señal de que nuestro amor fue eterno.

Cuando te acercas, siento que el corazón se me sale del pecho. Bombardea con tanta intensidad que, a veces, siento que vivo sin él. Siento que a salido a buscarte en donde te encuentres. Siento que quiero abrazarte y decirte que te quedes a mi lado para siempre. Envolverte en un manto de amor lleno de miles y miles de caricias y enredarnos toda la vida entre las sábanas. Y cada vez que te vas, quiero irme contigo, da igual donde y durante cuanto tiempo. Todo lo que quiero es estar contigo, a tu lado. Quiero dar el mismo paso que tú das, y así vivir las experiencias compartiéndolas contigo.Quiero sentirte a cada hora, de noche y de día. Ser tú, yo y la luna, ser tú, yo y el sol. Nadie más.
Quiero abrazarte en cada frío invierno y besarte tantas veces que llegue el verano sin habernos dado cuenta. Quiero quererte hasta el final de mis días y así hacer que esto sea eterno, sí, como aquel día prometimos que fuera. Y es que me he dado cuenta de que necesito necesitarte todos los días de mi vida, que echaría de menos no echarte de menos cada segundo que pasa y por último, que quiero quererte hasta que nuestro gran Titanic se hunda llenando el océano de amor, puro amor. Aunque me duela. 
No tienes que preocuparte por nada,  cuando nos encontremos en nuestros peores momentos, cuando estemos en el límite de el mayor acantilado de nuestra vida, solo quiero que recuerdes que si tú saltas, yo salto. 
                                                                        ***
Bloggers, ¿qué tal todo? Por aquí bien, aunque con la inspiración por los suelos. Os dejo una entrada  de amor, como la mayoría. Ay, ¡qué bonito es el amor! Bueno, espero volver pronto, además, ahora vienen unos días de fiesta e intentaré publicar. Un beso eterno.

martes, 2 de octubre de 2012

Sonarte, pensarte e imaginarte.

Hace mucho que te convertiste en mi debilidad. Lo sé porque no hago más que pensarte, pensar en tus besos, sí, esos que se perdieron ese bonito día, esos con el sabor más dulce que puede existir. Y entre ilusiones me encuentro yo, derrotado por la vida. Yo, que sueño con imposible, que bailo dando saltos sin control, que prefiero un bonito final o a un bonito comienzo; pero...¿qué se puede esperar de un corazón locamente enamorado? Y adoro la valentía de las personas que pueden con su corazón, que su alma no es un impedimento para que dejen de sonreír, pero...yo me pregunto, ¿como podéis hacerlo? Os considero súper héroes por poder hacerlo mientras que sin embargo yo, día tras día, no dejo de soñar, no dejo de pensar, ni si quiera de imaginar. Y sé que eso no es malo, pero cuando siempre sueñas con una misma persona de entre millones y millones, tu corazón es atacado cruelmente. Más eso hace que el querer aumente unas mil revoluciones por segundo. Día tras día, la realidad se desvanece en tus ojos, pero el corazón sigue queriendo intentar lo que tú dejas por imposible, no se cansa, lucha...¿Eso también es de súper héroes?
No tengo respuestas para nada, y tampoco es que quiera tenerlas. Lo único que quiero es poder seguir soñando, pensando e imaginando contigo. Esperando que la imposibilidad pierda su prefijo y se digne a parecer en mi vida. Lo demás, será fruto del nuevo futuro. Pero..¿qué pasa si un día me canso de ser un súper héroe? 
                                                                         ***
Bloggers, he vuelto. Octubre ha llegado y solo espero que no se porte demasiado mal. De la entrada nada que decir. Amor, dulce amor. Y sí, soy de los que pienso que es lo único que puede con todo. Todo dicho y nada, espero volver pronto. Muchos abrazos.

jueves, 27 de septiembre de 2012

'Por siempre jamás' siempre estará en nuestro querer.

La esencia es algo que nunca se pierde a menos que esté muy dañada. Pasaran los años, y los años, y sentirás lo mismo si eso que sentiste una vez es verdadero. Siempre he querido que pasara, quería verte cuanto antes en mis brazos, quería robarte el mayor beso robado. Y también quería esos instantes que vivimos en los que tu te morías de ganas y yo, un más. Todo cambio cuando pasó, eso de sentirse el más feliz del mundo tarda poco, y si dura mucho, eres un cobarde. Cobarde por el simple echo de que estás mintiéndote. Nadie puede sentir la felicidad eternamente, tal vez lo demuestres pero a la vez sientes por dentro un dolor en el alma más grande que el universo. Los momentos pasan y entonces te das cuenta de que tal vez te hubiera gustado que no pasaran tan rápido. Tal vez te hubiera gustado sentir el deseo un rato más, y saber que todavía te queda la mejor parte. Tal vez te gustaría sentir de nuevo esas infinitas mariposas alegres que rodaban por tu estómago. Querer volver el tiempo y besarte unas mil veces más. Espera, ¿mil? Mejor, diez mil. Quiero que te acurruques a mi lado y me digas esas cosas con las que siempre he soñado. Y sí, soy un soñador en busca de un sueño, todavía no he visto ninguno pero no pararé hasta encontrarlo. Hasta que de la fantasía de mi mente se transforme en la realidad de mi vida. Y cuando ya ha pasado, puede que ya no vuelva a pasar, o por el contrario, que siga ocurriendo. Tal vez sea un recuerdo o algo diario. Tal vez vuelvas, te quedes o te vallas. Y esta vez sin tal vez te digo, que te quiero como nadie, pero nadie, te va a querer. Como en los finales de los cuentos, por siempre jamás.
                                                                           ***
Bloggers, tengo que decir que he empezado bastante bien el curso. Es verdad que ya no puedo estar tanto por aquí pero lo hago cada vez que puedo. Hoy os dejo una entrada bastante curiosa. ¿No os ha pasado nunca que os pasa algo y os hubiera gustado esperar un poco más? Al fin y al cabo todo pasa. Poco más que decir. Suerte a todos y un beso enorme.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Formar parte de una derrota que no te importaría sufrir de nuevo.

En el momento en el que te fuiste comprendí que las sonrisas no deben pertenecer a otra persona, que la vida no se regala como los regalos, y mucho menos que debemos dejar parte de nuestros momentos a un lado por darlo todo sin recibir nada. Y es que comprendí que la moda en el siglo XXI es ir y venir cuantas veces uno quiera. Lastimar en un periodo de tiempo en el que el amor es un juego, un juego compartido. No hay reglas y si las hay, todos se las saltan. No hay fichas y si las hay, aparecen y desaparecen con una rapidez inmediata. Tampoco hay tiempo, todo dura lo que las fichas decidan y si todo es cuestión de una noche, dura una noche, no más.
Siempre existe el corazón que queda abandonado en medio de la partida. Se enamoró, lo dio todo y solo recibió pisoteadas de pasos más gigantes que él. Y entonces solo te queda el recuerdo de una bonita derrota. No hay más, besos sin corazón, abrazos sin alma, palabras sin conciencia, y todo en un bonito tiempo de juego. Un juego a el que no te importaría jugar de nuevo, una y mil veces. Volver a sentir sus labios,  sonreír al mismo tiempo que te agarra la mano y te propone un viaje al infinito que comienza pero que nunca llega a su destino final. Y todo queda en una patida de dos acompañado con el corazón de uno. 
Metido en mis pensamientos, llaman a la puerta. Abro y comienzo el mismo juego que abandoné. Y puede que esta vez lo abandone de nuevo, pero en el tiempo que dure amaré más que nunca. Y lo he echo un millón de veces, pero no me importaría hacerlo un millón de veces más.
                                    ***
Bloggers, lo sé, he tardado mucho pero es han llegado las clases y ahora tengo unos días de descanso. Os dejo un texto que no termina de convencer pero no tengo nada más. Volveré pronto, si puedo.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Los sentimientos son como las personas. Nacen, crecen, se reproducen y algún día mueren dejando el recuerdo.

Me ahogo en una absurda ilusión de cientos. Tal vez tenga que huir, aislar mis miedos en un lugar lejano donde nadie pueda hacerlos crecer. Quizás mi vida tenga que girar tanto que ni yo mismo puedo imaginar mi destino. Tampoco puedo cambiar cada una de las cosas que el tiempo quiso que tuviera pero que ahora es demasiado tarde para que las tenga. El camino se ha detenido en un lugar perdido, un punto muerto del que no sé escapar. No sé si debo regresar o seguir caminado. Y son cosas que no puedo resolver, no hallo la solución. Sí, tiene que haberla pero en este momento no hay nadie que lo haya conseguido encontrarla.Yo sé que amarte estuvo mal, pero aún así lo sigo haciendo. Peco a cada segundo que pasa. Y no me asusto, creo que en la vida las personas toman caminos equivocados. Siempre preferimos sentir aunque esté mal. No es que sea cuestión de elección, ni siquiera de preferencia; la solución está en que nadie decide sus actos, lo hacemos de manera involuntaria a la vida. Caminamos a veces incluso sin mirar dónde pisamos. Amamos sin saber a quién lo hacemos. Sentimos sin miedo a que sea erróneo. Caemos sin saber que lo íbamos a hacer y es en ese momento cuando somos conscientes de lo adelantado que está el camino, pero ya es tarde para borrar el rastro de nuestras pisadas. Regresar te supone recordar cada paso que un día hiciste pero de manera distinta. Duro, pero a veces es la mejor solución para todo. Y caigo en la conclusión de que todo sería más fácil si pudiéramos cerrar los ojos y correr. Correr hasta permanecer en el punto de partida sin haber visto ni sentido nada. Más soy consciente de que huir no es la solución.
                                                                                                      ***
Bloggers, poco días de vacaciones, lo sé pero no hay nada que hacer. Este mes estoy siendo bueno y creo que estoy publicando demasiado. Pero bah, volveré pronto. Hoy os dejo algo fluido, es diferente pero a la vez igual a lo que siempre publico. ¿No es verdad que a veces no sabes si ir hacia delante o hacia detrás? Pues ahí está la cuestión, en hacer lo correcto aunque sea demasiado complicado. Un beso infinito.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Different does not suck. Different is beautiful.

Naces y eres único. Pero también mueres siendo único. Y no hay nadie igual a ti. Nadie es idéntico a nadie. Pero me temo que esa diferencia toma extremos no muy sedeados. La diferencia hiere, te hace sentir mal y no por ti, si no por otras personas diferentes. Y es que parece que todos deben ser diferentes hasta un punto, hasta un cierto proceso en el que todos nos tenemos que parecer. Y si eso no es así, das asco.
Y así vivimos, dando asco por ser diferentes, según dicen. Siendo inútiles, o eso también dicen. Colocamos a cada persona un cartel que no le corresponde, un cartel que humillamos hasta dejarlo desgastado. Y no importa, son diferentes. No sienten, no ríen, no lloran, no hacen nada que los no diferentes hagan. ¿Podéis decirme en qué puto lugar vivimos? O mejor, ¿qué clase de personas somos?
Cada persona tiene la esencia exacta de su ser. Es y va a ser lo que nació y lo que va a morir siendo. Y no, nadie tiene derecho a hundir la vida de otro por degradar. Los gustos, los colores, las formas, todo tiene que ser diferente pero a la vez iguales en la palabra. ¿O me vais a decir que el blanco y el negro son iguales? No, pero los dos son colores y siempre van a ser colores, pero uno es oscuro y otro es claro. ¿Hay algún problema en ello? Si todos los colores fueran iguales, los colores no existirían. Y lo mismo pasa en los gustos, en las formas y en todo lo que nos rodea. Nadie es diferente por no ser igual. Todos vivimos en el mismo mundo y todos somos personas. Personas que ríen, que sienten, que lloran, que tienen días malos y días buenos. Personas, o eso dicen.
                                                                                        ***
Bloggers, volví. El verano está apunto de correr y marcharse. Es hora de decirle adiós. Y sé que es duro pero hay que hacerlo. Hoy os dejo un texto especial. Todos somos iguales aún siendo diferentes. ¿Algo difícil en entender esto? Pues en esta sociedad cuesta entenderlo. Volveré.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Tan solo un paso de fuerte a débil frente a lo infinitos pasos que hay de débil a fuerte.

De la tristeza pasamos a la alegría en dos segundos de por medio. Y luego, todo vuelve a rotar. Un día las sonrisas son regaladas, y sin embargo otros, forzadas, inacabadas. Y entre tantas idas y venidas de felicidad,  de tristeza, de sonrisas, y lágrimas, existe un alma cansada de luchar. Y es que no paramos de luchar. Un día es un motivo y es tan solo cuestión de horas para tener que luchar por otro. Y a mí, como me imagino que a todos, me gustaría respirar un día el aire fresco de la mañana y poder sentirlo limpio. No dejar que se escape un pequeño mal sabor y tener que salir de nuevo a luchar. Y es que llega un momento en el que las cosas son tan pesadas que no puedes sostenerlas. Y una cosa es la apariencia y otra muy distinta el interior. Yo soy fuerte, por fuera. Y por dentro tengo el alma tan débil que cualquier cosa podría destruirla. Aguanto cosas muy pesadas con el mayor dolor que me queda, pero las cosas se acumulan y tengo que dejar que me aplasten. Tengo que dejar de ser alguien para sentir que soy nada. Tengo que dejar que los problemas me coman impidiendo demostrar mi fuerza, si es que tengo. Y yo siempre digo lo mismo. Piensa en algo muy especial para ti. Algo que desees o que tengas y no quieras perder. Siente que lo vas perdiendo, poco a poco, frente a tus ojos. ¿Sientes rabia?
Un solo motivo para luchar es suficiente para derrochar toda la fuerza que tengas. Luchar como imposible y vencer como posible. Demostrar que que eres alguien cuando has sido nada. Entonces es momento de lanzar todas esas cargas tan alto que toquen las nubes. Hacer que no vuelvan por miedo a la derrota. Y eres tú como somos todos. Héroes de un mundo en el que solo los fuertes de alma sobreviven.
                                                                         ***
Blogger, tengo poco que decir. Os dejo un texto triste, sí, pero con la mayor fuerza del planeta. Nunca nadie debe rendirse ante nada. Solo eso.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Llegó la hora del beso.

Se pararon todos los relojes de todo el planeta. No había estrellas pero en ese momento mi vida se llenó de ellas. Viví un eternidad en un instante de segundos. Tus labiosLos míos. Nuestros labios. Y es que compartí  contigo la esencia de la que tanto hablo. Fue un intercambio de emociones que yo jamás había experimentado. Yo, enamorado de ti, querría haber parado el tiempo, ser mago y hacer magia. Volar por el cielo y parar en una nube para seguir besándote toda la noche.
El sabor de tus labios me volvía loco. Era como un frenesís de perfección. Y mientras tanto, yo soñaba con lo perfecto que sería tener ese beso todos los días. En lo perfecto que serían tus palabras en mis oídos y tus manos con las mías. No veía nada, tenía los ojos cerrados y era como estar volando por un mundo creado por nuestros sentimientos. Todo era negro pero era el color que quería sentir, sentir que tus labios besaban los míos con la locura del amor. Quería llevarte a mi cama y enseñarte a soñar, quererte hasta el fin del mundo, despertar a tu lado y besarte de nuevo. Y todo eso en el tiempo de un beso. 
Veinte segundos, o menos, tal vez más, da igual. Yo viví una vida con ese beso que tanto esperaba. Luego vinieron las sonrisas, de la que me alimenté tanto que hoy, después de días, puedo sentirla. Era tan perfecto que no quería terminarlo ahí. El reloj volvió a su continuo tic tac y yo me dormí en tu abrazo. Y allí sigue mi esencia de lo ocurrido. Allí me quedaré, callado, sin decir palabra alguna. Allí, amándote hasta el final. 
                                                                           ***
Bloggers, tengo que decir adiós a este hermoso agosto y darle la bienvenida a septiembre. Espero que lo empiece con buen pie. De momento os dejo un texto especial y no digo más. Beso y besos. Magia más magia. Volveré pronto

lunes, 27 de agosto de 2012

Dicen que el dolor es amar a una persona y no poder estar con ella. Creo que eso debe de cambiar.

Algo pasa. Algo destruye tu vida poco a poco, y tú, tan inocente como siempre, cruzas los brazos y lloras viendo como ese algo va comiéndose la rabia que tienes. Y por más que quieres, hay algo que te impide sacar el valor, dar un paso de gigante y vencer. Pero sigues llorando, sigues siendo presa del dolor y la amargura que provoca. Y como tú, miles. Cobardes, incapaces de dar valor a la fuerza interior, imposibles de vencer al miedo. Y mientras tanto, van quedando menos pedazos de fuerza. 
A lo mejor, y en la mayoría de las veces, temes perder lo que te causa daño. No quieres alejarte porque sientes eso llamado amor que tantos hablan y tan efectivo es. Y por ello estás dispuesto a seguir dejando que el dolor sea tu mayor preocupación. Condenas tu sonrisa por una persona. Te hundes por esa persona. Lloras mil veces al días y eres capaz de hacer cualquier cosa por esa persona. Pero lo más importante es que esa persona no da nada por ti. Eres su juego, pero eso no importa, o al menos no te importa, lo tienes a tu lado. Te besa con labios de miles y después se va. Pero eso tampoco te importa, has estado con él. ¡Ya está bien! Voy a dejar la ironía a un lado como tú deberías dejar a un lado el dolor. Y sí, lo amas, le deseas cada segundo de tu vida, pero no te quiere y no eres juguete de nadie. Y tras su ida, sentirás el dolor que nunca jamás has sentido, lloraras mares de sentimientos. Será un triste largo tiempo. Y en él aprenderás que las cosas acaban, que los para siempre quedan bonitos pero no existen. Y tarde o temprano llegará el tiempo del olvido, tiene que llegar, la vida sigue y tienes que seguir con ella. No puedes estar todos los días de tu vida tirado en tu cama, sin pensar, llorando y perdiendo el tiempo. Ahí fuera te está esperando la persona que te hará feliz durante el tiempo que dure. Porque lo que te prometieron es cuestión de belleza pero no de verdad. 
                                                                              ***
Bloggers, ¿Qué tal? Sí, llevo una semana sin actualizar pero tengo que deciros que lo he intentado mil veces pero mi inspiración se ha ido de vacaciones. Espero que haya vuelto. Os dejo un texto-reflexión para aquellos que os agarráis al dolor de un amor. No solo existe eso en la vida. Date una nueva oportunidad, bueno, mejor miles. Volveré, pronto o tarde, pero lo haré. Un enorme beso.

lunes, 20 de agosto de 2012

Espero que los sueños mueran cuando muera el soñador.

Leo tu última palabra unas mil veces antes de irme a dormir. Y eso será porque necesito sentirte cerca antes de volver a empezar a soñar. Y cuando sueño, sueño contigo. Amor eterno en cada uno de nuestros largos besos nocturnos. Y son mágicos porque no existen, pero tienen la misma sensación que si fueran real y siento que mil mariposas, diez mil, millones, infinitas, vuelan por mi cuerpo. Me hace sentir bien, demasiado bien, hasta que el sol hace su recorrido por el horizonte. La luz me impide que te siga besando un rato más. Y de repente me encuentro en un mundo ajeno a todo lo que he soñado. Ya no existes, ni tus besos. Ya no me acaricias ni me sonríes cuando me miras. Ya no ronda la felicidad por mis labios. Ya todo se perdió y tal vez para siempre.
Huele a perdida, es un olor agrío que se mete en tu ser como si ya fuera parte de ti. Duele, pero el dolor ya es común. Ya miles de golpes han destruido mi cuerpo, lo han destrozado hasta que no quedar nada. Pero aquí estoy, volviendo a soñar contigo, hasta que tus sueños se acaben. Hasta que no exista la magia que une los días y las noches. Un último beso que provoque un lago de tristeza, un mar de deseo y un océano de recuerdo. Y te quiero, también te quise y estoy seguro que te querré. Más que a nada en el mundo. Pero solo existes en mis sueños. Solo eres un cacho de mi imaginación mezclado con el deseo de un corazón que siente y siente y no deja de sentir. Un sueño.  'Porque la vida es un sueño y los sueños, sueños son'.  Mientras tanto y eso deje de ser así, yo seguiré aquí, soñando y soñando y no dejando de soñar.
                                                                                    ***
Bloggers, volví. Tengo varias cosas que contaros. Primero. He echo varios cambios en el blog durante estos días y creo que voy a seguir haciéndolos. Segundo. Esta entrada que publico. Me gusta y eso es raro. Y tercero. No puedo evitar dejaros este vídeo de Beyonce. Pinchar aquí. ¡Es increíble! Hasta la próxima.

jueves, 16 de agosto de 2012

Las dudas siempre quedan guardadas en el corazón y es mejor no buscarlas.

Hay dudas y odio las dudas. Y ni a mí, ni a ti, nos hace falta ser sabios para saber que fui tu juego y que ahora,  con un tiempo de segundos que separa dos partes, vuelves. Yo te quise, y te quiero. Y eso traspasa todo lo que un día cualquier sentimiento pudo o pueda sobrepasar. Y no me preguntes cuánto. El cuánto no existe, se queda olvidado en cualquier lugar lejano. Tampoco me preguntes dónde, ni desde cuándo. Son preguntas que sobran. Y te vuelvo a decir, bueno, más bien a recordar, porque todo lo que estoy escribiendo ya lo sabes, que te quiero, y lo hago con toda mi alma. Ahora soy un héroe, o eso intento ser. Volar, si es contigo. Luchar, si es contigo. Todo, si es contigo. Seré un héroe, si compartimos el poder. ¿Entiendes? ¿Escuchas? Sí, todo va un compás de palabras y un corazón que no deja de latir. Y queda bonito. Solo queda que sea para siempre.
Y el siempre se entremezcla con las dudas, y estas con el corazón que muy lentamente llora. Perder el corazón no ocurre a diario. Y es que lo puedo perder si te pierdo a ti. Pedir un día más a tu lado queda absurdo, pero no sabes las de cosas que haríamos para pasar esa vida juntos que prometimos. El tiempo corre pero en ese instante todo se pararía para nosotros. Seríamos tú y yo y un mundo para nosotros. Volar, reír, cantar, amar, pero todo por última vez. Y siempre he dicho que no me gustan las despedidas, pero sería mágico. Entonces, para ahorrar soledades y tristezas, quédate siempre mi lado, seremos siempre los héroes de un corazón compartido. O eso espero.
                                                                            ***
Bloggers, 7 días sin actualizar. Sé que es mucho tiempo pero pongo la escusa de siempre, tengo la agenda hasta los topes. Playa, verano, amigos, y poco tiempo para sentarme en el ordenador a escribir. Bueno, he vuelto. Hoy os dejo un texto de dudas. Esas que siempre están en todos lados. Espero que os guste y también que pueda volver lo más pronto. Un infinito beso.

jueves, 9 de agosto de 2012

Había una vez, dos corazones, un amor, y palabras de recuerdo.

Ese día solo nos alumbraba la luz de una farola que nos cubría de arriba abajo. Yo sentía como la pequeña sensación de estar en las nubes rondaba cerca de nosotros. Y entonces fue cuando sucedió. Nunca creí en cupido, ni en el amor a primera vista, pero aquel día me di cuenta de que todo lo que nunca había creído era realidad. Me hechizaste de tal manera que hoy, en este mismo instante, sigo enamorado de ti. Y no es que no quiera estarlo, es más bien una sensación extraña de cantidad. De un volumen que aumenta día a día.
No me gustaría perder la esencia en la que vivo, perderte y no verte jamás. No me gustaría vivir por el deseo de otros labios que no sean los tuyos. Vivir ajeno a ti. No ser tuyo.
Sin más, recordé aquella frase que un día alguien especial me metió en la cabeza y hoy en día, todavía las recuerdo, siguen estando en mi memoria. 'Amar es más valioso a que te amen'. Y es que la verdad es esa. Tú amas, y sientes todo su dulzor en el corazón. Sabes que amarás por siempre, para la eternidad. Es para ti.  Mientras tanto, el amor hacia ti no es seguro. Y entre tantos vaivenes de amor y desamor, existen dos corazones. Y sé más aún que nadie, que para amar hay que sufrir, sentir como miles de agujas te punzan el corazón haciendo que tus lágrimas caigan por un motivo exacto, verdadero. Pero yo, entre todos los que aman y sueñan, entre todos los que desean y viven, quiero estar enamorado. ¿No os dais cuenta de que es la sensación más maravillosa que hay en el mundo? Y durará pequeños momentos, pero créeme que son grandes. Los más grandes.
                                                                                   ***
Bloggers, poco que decir, más bien, nada que decir. 'Amar es más valioso a que te amen'. Solo eso. Volveré, y espero que sea lo más pronto posible. Sé que es un texto un tanto raro, donde quizás no esté muy claro el mensaje. Yo lo he sentido así. Besos.

sábado, 4 de agosto de 2012

Aprende a no creer en la magia y sobre todo, aprende a caer antes de andar.

Teorías de un hombre que no existe. Un hombre abandonado en el mayor precipicio del planeta. Sin nada, pero también sin nadie. Teorías de un hombre que quería ser diferente, y luchaba, pero tras luchar contra aquellos que desean ser iguales, perdió. Y es que lo cotidiano aburre, pero parece que gusta. Teorías de aquel que da todo y no tiene nada. Y también del que no da nada y lo tiene todo. Y miles de teorías más de hombres inacabados de alma, de sentimientos que van y vienen como cuando te encuentras sentado en la orillas de un gran mar. Las olas te dan en los pies. Y cada vez que vienen, siento la dulzura en mis piernas. Ahora, sin que tú les digas nada, se van, y con ellas toda su pureza. Así, como un loco descontrolado, vienen y van los sentimientos perdidos de quién los busca.
Y llega un segundo, un instante, en el que ya te da igual el sentido de las cosas. Todo te sabe igual. Ganar y perder con la misma sensación. Ganar para que el tiempo pase y perder para lo mismo. Y es que te encuentras en un futuro perdido de todo. De emociones que nunca acabaron su curso, personas que abandonaron sin ni si quiera tirar la toalla. Desaparecieron como por...¿arte de magia? No sé que es eso. No creo en eso, ni creeré jamás. Más bien tengo miedo a la caída. Aprendí a andar antes que a caer. Eso ahora me hace sentir lo que siento. Y no sé lo que pasará en este instante o dentro de horas. No sé. La magia no existe. Solo son teorías inciertas que acaban terminando que una mentira dolorosa. Me hiciste ver que contigo sentí magia, pero ahora me doy cuenta de que era falsa. Y sin nada, sin nadie, espero a que este gran precipicio vuelva a ser el horizonte de un futuro que no veo.
                                                                        ***
Bloggers, ¿Qué tal todo? ¿Bien? ¿Mal? Por aquí un poco liado, sin ganas de nada y un poco perdido, pero nada importante. He tardado mucho en volver a actualizar pero os pongo la misma escusa de estos días, es verano. Hoy os dejo algo muy importante en la vida, aprender a caer antes de andar, os irá mucho mejor. Espero, como siempre, volver pronto. Un gran abrazo.

domingo, 29 de julio de 2012

Ha empezado la cuenta atrás y tú sigues sin volver.

Me encuentro en un punto perdido. No sé si tengo que girar a la derecha o a la izquierda, o quizá tenga que ir hacia delante. No, mejor hacia atrás. El sol se pierde en un horizonte que parece ser inmenso. ¿Lo es? Cada una de las señales que mis ojos ven, se pierden en una oscuridad infinita que poco a poco se apodera de todo. Mi vida permanece congelada en un segundo que no vuelve. ¿Y mi felicidad? ¿Por dónde queda?
Entonces, cae una lágrima que recuerda aquel verano que pasamos. Revive cada una de las sonrisas que regalábamos gratuitamente al mundo. Rememora las ganas que tenía de verte a cada segundo, la de cosas que hubiera dado por tenerte en cada milésima de mi vida. De repente, cae otra anunciando que ya no estás. Siempre, desde que te fuiste, he pensado que volverías, que tendría que estar esperando en el lugar donde terminó todo, pero ha pasado mucho tiempo. Hace frío y las cosas empiezan a oscurecerse. El inverno cubre con su espeso manto la ciudad. ¿Una señal? Puede que lo sea, puede que sea el fin de una bonita historia de amor. Sí, las historias bonitas también terminan. Es ahí donde aprendes que son las más feas. 
Entonces, cojo un papel y escribo en él palabras sin sentido. Sin sentido pero con sentido. ¿Un lío? Puede que también sea un lío, pero qué más da. Mi vida en sí es un lío, un caos que hasta el momento nadie ha conseguido ordenar. Ya no sé si recordarte o pensarte. Tal vez sea lo mismo, pero interiormente no es así. Yo prefiero pensarte, que marca el tiempo en un presente nuevo, antes que recordarte, marcando un pasado que te atormenta y ya solo puedes hacer eso, recordarlo. Yo esperaré aquí, como siempre he hecho, mas llegará el día en el que ya no esté aquí, me habré ido. Y entonces sí será para siempre. Hasta ese momento, seré tu mayor admirador y esperaré por ti el tiempo que mi corazón crea necesario.

                                                                          ***
Blogger, sí, sé que llevo 11 días sin actualizar pero es verano. Tengo millones de cosas que hacer y casi todos los días acabo agotado. Hoy os dejo algo cotidiano a lo que suelo publicar. Las cosas desaparecen, pero antes, tenemos que darle un tiempo para que vuelvan. ¿No creéis?¡Hasta la próxima

miércoles, 18 de julio de 2012

Quiero derramar sobre tus sedientos pétalos la esencia del amor verdadero.

Cierro los ojos y pienso en ti. Y es que he caído en la cuenta de que extrañarte es mi necesidad. Recorro tu cuerpo en cuestión de minutos y lo hago mil veces al día. Otras mil a la noche. Trepo tus piernas, y tu fuerza en ellas me ayuda, y supongo que sean fuertes, porque cada día te levantas con fuerzas de dar un nuevo paso. Y de ahí, salto y me deslizo por tu delgada cintura, delicada pero tan sencilla que parece salir del cielo, de las suaves nubes, esas que puedes ver su pureza en su color. Y entonces, recorro a pie un camino que me lleva al desierto de tu piel, la blancura, el largo tallo de tu cuerpo. Y podría volver hacía el principio como en un tobogán, deslizándome por cada parte que ya he recorrido. Todo es tan suave que parecerá estar volando por el cielo. Un cielo del color de tu piel. Y tras recorrer una y otra vez cada una de esas partes, sigo mi camino avanzando lentamente por tu cuello, creo compararlo con una puerta que me lleva a la felicidad. Y haré lo imposible, o tal vez lo que nadie creé posible para subir. Utilizaré la magia del momento, la razón o, entre otras, dejaré mi huella en cada paso, y caminaré todo lo que sea necesario para llegar a tus labios y perderme. Un laberinto de sabor del que no quiero salir jamás. Sentir allí tu fuerte respiración tan dulce que parece una melodía recién salida de un viejo violín. Y al beso número infinito, me elevas tan alto que puedo llegar a tu nariz y de allí a tus ojos. Puedo ver más allá de ellos. Ver que hay un largo camino de idas y venidas que nunca acaban, una monotonía que no se hace pesada. Lágrimas acompañadas y perdidas en una sonrisa que continua elevándome hasta tu cabello. Y allí, tumbado, puedo sentir la sensación de estar sentado sobre la hierba y que el viento me cosquillee la piel, y es tan suave que, en un abrir y cerrar de ojos, he dormido horas en la cima de tu cuerpo. Acurrucado a ti. Entonces, es ahí cuando vuelvo a empezar de nuevo. Como todo. Empezar cuando acabo y terminar cuando sin más, ya estoy empezado. Y es que nunca quiero dejar de hacerlo. Tú eres yo. Yo soy tú. Y ese es nuestros principio y nuestro final, igual donde empieza que donde acaba. 
                                                                          ***
Blogger, vuelvo de nuevo. Esta vez os dejo un texto un poco más extenso de lo que os tengo acostumbrados. No sé, lo hice sin pesar, simplemente salio solo. Recorrer su cuerpo como si tuviera la esencia de una dulce flor. Bonito, ¿verdad?. Bueno, espero volver pronto. El verano me agota. Un grandísimo beso.

domingo, 15 de julio de 2012

Quiero que mi realidad sea la infinita irrealidad de millones de historias.

Caminaré en secreto y me acompañará el silencio puro de un lugar nuevo. Caminaré despacio, lentamente para no perder la noción de dónde, cómo y cuándo piso. Y por pedir, soñar y desear, también quiero que todo esté oscuro. No quiero sentir nada. Las emociones quedarán en un lugar lejano de cuyo nombre no preciso a acordarme. El amor se mezclará con el odio y éste mismo con la dulzura, pero a mí eso ya no me importa, es como escuchar otra historia. La mía ya se ha olvidado. Fue como un cuento antiguo, sí, esos que cuentan las abuelas a sus nietos cuyas mentes soñadoras dejan de lado prefiriendo escuchar historias de galaxias, batallas con pistolas de rayos, o tal vez la leyenda de un hombre que hizo lo imposible por su amor, ese que después de tantas caídas consiguió lo que quería, el beso más apasionado. Pues yo también hice lo imposible, batallé y me herí demasiadas veces, tantas que ya no recuerdo el número exacto. La diferencia está en el resultado, él todo, yo nada. Entonces caigo en la cuenta de que él gana. Claro, él es feliz, vivirá eternamente en una puta vida irreal que todos creen fantástica. Yo, sin embargo, vivo en un caos de profundas dimensiones, herido y sin nada. Vivo para respirar y que nadie lo oiga. Y es que ahí es cuando quiero entrar en ese mundo irreal y moldear todo a mi gusto. Ahí es cuando quiero ser yo el protagonista de esas largas historias de amor y felicidad. Pero querer es poder, y yo no puedo. La realidad lo impide.
                                                                          ***
Bloggers, vuelvo y voy, y así se pasa el verano. Rápido. Hoy os dejo una entrada que hice anoche. Sé que siempre actualizo temas tristes pero es que es mi inspiración en estos momentos. ¡Oye! Él de la foto es un fantástico amigo mio. Os dejo su blog: http://littlebertho.blogspot.com.es/ ¡ES INCREÍBLE!

martes, 10 de julio de 2012

Estar en un mundo de miles y sentir que estas en uno de nadie.

Una música de fondo que rompe la rutina diaria. Es como volar en un cielo ajeno a todo lo tuyo, como sentir que ya no perteneces a ese lugar tan estrecho donde te encuentras. Respirar y sentir como miles de mariposas vuelan sin sentido, sentimientos pasados que se quedan en la esencia del aire, dentro de ti, de tu alma que ya ha despegado y a mil kilómetros, sigue sintiendo lo mismo, nada ha sido olvidado en el camino.
 Me siento ahogado en un mar nuevo, ya nada puede hacer que vuelva al pequeño firmamento donde solía vivir y tampoco podré sentir tu olor cada mañana, besarte y perderme en tus labios. Ahora me perderé en mi propio mar, en mi propio océano, porque esto es más grande de lo que yo, ingenuo de mí, podía imaginar. Ya nada podrá lograr que ría como un niño, hacer que sonría como aquella mañana soleada que lo hice por última vez. Hoy y tal vez el resto de los días que me queden de vida seré el mayor vagabundo que haya existido, seré nada en un mundo de nadie. Extrañaré tu abrazo, ese abrazo que un día me hizo el más feliz en el universo. Suele pasarme, venía con todo y sin nada me voy, hasta sin mi vida, hasta sin ti. Yo seguiré nadando, pero llegará el día en que mis brazos ya no soporten el dolor de las olas que chocan y golpean un corazón que con miles de reparos, está apunto de quebrarse.Y digo adiós a un mundo de nadie, son cosas que pasan. Cosas de la vida.
                                                                 ***
Bloggers, volví. Tengo un verano muy ocupado, sí, agendas hasta arriba. Tenía ganas de hacer este texto y sé que es triste pero es pura verdad. Sentir que estas solo cuando estas rodeado de gente. Algo cotidiano en la vida de muchos. Espero que el verano os valla bien y también espero volver pronto. Un gran beso a todos.

viernes, 6 de julio de 2012

I want to leave my footprints on the sands of time.

Es rozar sus labios y subir a un estado de euforia jamás experimentado por nadie. Caminar sin estar de pie cuando me tomas de la mano e ir a velocidad de mil por horas cuando estamos tumbados. Mirarte y ver en ti todo lo que tenía perdido. Sentir cada parte de tu cuerpo rozando con el mío y jamás querer que se separen. Compartir lenguas y proteger mutuamente nuestros cuerpos de un frío invierno. Y no me importaría estar abrazados millones de horas, infinitas, solo me importas tú, con tu fiel mirada.
Palabras que sobran en una velada de grandes sentimientos, y es que es ahí cuando te das cuenta de que lo que realmente importa es tu respiración pegada a la mía, sentir que estamos el uno con el otro y dejar que el tiempo pase. Pero no tenemos todo el tiempo del mundo, y por eso te soñaré con mis labios, te desearé con mis manos y viviré el tiempo que haga falta agarrado a mi incertidumbre de si volverás. Y si no vuelves, no seré yo. Tal vez tenga el mismo aspecto, la misma forma y todas esas cosas que te encantaba observar durante eternidades, pero mi corazón estará vació y lleno de esas grandes telarañas tan modernas que lo llenan todo, los recuerdos. +
                                                                        ***
Bloggers, ¿Qué tal? ¿Todo bien? Eso espero. Actualizo muy rápido aunque llevo toda la mañana con este texto, y es que la verdad no me termina de convencer mucho, quiero darle más sentimiento, pero ya lo daré en el próximo, que espero que sea muy pronto. Un gran beso.

martes, 3 de julio de 2012

Tirar de una puerta y encontrar un muro negro de ayer y hoy, de hoy y para siempre.

Ayer y hoy. Hoy y siempre. Y eso lo digo porque lo que siento y deseo decirlo, por que las palabras deben salir libre al viento sin preocupaciones. Viajar de un lugar a otro sin que en el rumbo caigan en picado y entonces, llegar al destino sano y salvo. Y a veces, muy a veces, mienten. Entonces, llega el dolor del encuentro con la verdad y es ahí cuando te das cuenta de que todo lo que has echo se queda en nada, en un simple grano de arena de una gran playa.
Mañana y hoy. Hoy y nunca. Y siento eso porque no me confundo. Porque mi corazón saber sentir y no mentir. Y yo sé lo que digo. Modas y modas que solo hacen destrozar corazones. Un amor de horas y un dolor de para siempre. Típica frase de querer y no poder que a todos nos acompaña en algún momento. Por eso aprendí que el dolor no nace solo, lo acompaña la mentira, la esperanza que siempre se ve en su estado negativo y una pizca de maldad.
Muchas veces pensé que el corazón debería de ser de piedra, que nadie sintiera nada y así por lo menos podríamos pasear tranquilos por un parque sin que al instante, así, porque sí, recuerdes. Entonces caí en la conclusión de que para vivir hace falta un corazón, sentir amor, vivir por él y aunque duela. Y en esos momentos solo hay que pensar que solo ha sido un mal momento y que la felicidad puede llegar en cualquier momento. Yo, tan valiente como siempre, ya tengo preparada bajo mi puerta la alfombra de "Bienvenido a casa".
                                                                             ***
Bloggers, mucho tiempo sin actualizar pero como ya sabéis, he estado en Londres, que por cierto ha sido espectacular. Ya estoy en casa así que espero actualizar muy pronto. Hoy os dejo un texto más bien trsite pero real. WELCOME SUMMER.

viernes, 22 de junio de 2012

Acaricias tu vida como la última vez, sabiendo que ya nada será el bonito ayer que conociste.

Y entonces es cuando te tiras en la cama. Pidiendo que todo sufra un giro hacia atrás que te haga volver al lugar donde empezó todo; porque lo que está claro es que todo tiene un principio y un final, y da igual si el principio es el final y el final el principio. Todo tiene su explicación, todo se siente, se vive y es ahí donde te centras y empiezas a analizar tu puta vida. Empiezas a ver que las cosas se hicieron de manera distinta a lo que debería de haber sucedido, de forma inesperada, sin un pensamiento fijo o tal vez un corazón que manda por encima de todo. Y de repente, así, sin más, todo empieza a recobrar una nueva vida, distinta. Y lo que antes era tu vida, se ha transformado en un olvido que nunca termina su verdadero proceso, porque en realidad sigue estando presente hasta el último segundo de tu vida.
Y ahora llega el momento en el que la vida tiene que seguir, las primaveras pasan a ser otoños y los otoños, inviernos. Todo sigue un ciclo repetitivo, pero de manera distinta. Y es ahí, cuando respiras profundamente, donde te das cuenta de que lo que respiras no es solo aire, si no un puñado de momentos que te atormentan día a día en una monotonía que nunca cambia. Y también es ahí, cuando quieres que en ese momento, instante o como lo quieras llamar, acabe todo, hasta tu propia vida. Sentir que ya no perteneces a la cama donde estas tendido. Llorar y que eso sea lo último que hagas. Pero siempre con el corazón bien grande, por lo ayer sentido, por un yo que esperará hasta que el tiempo se haga eterno. Y sabes que ya nunca será la misma intensidad, pero un día, tal vez en el olvido, la hubo.
                                                                          ***
Bloggers, última actualización de esta semana y de la que entra. Me voy a Londres. He cambiado la cabecera, necesitaba hacer algunos cambios; espero que os guste. Y nada, os dejo este texto donde reflejo la peor de las circunstancias que se pueden vivir: el no tener lo que ayer tuviste. Un gran beso y volveré dentro de una semana.

miércoles, 20 de junio de 2012

Un amor de nunca y un tiempo de siempre es lo que mi vida escribe en un libro.

Debí asimilar tu despedida mucho antes de que tus besos fueran mi deseo. Debí guardar mis ganas y meterme en el mundo real donde vivo. Morir de amor y dejar el vivir. Yo, con todas mis ganas en la maleta vieja, he caminado durante horas y horas por el camino del olvido, y aún así, no te olvido. 
De principio a fin. Eres mi principio, creas la magia necesaria; eres mi fin, y tú mismo, cierras las puertas.
Amor falso y a la vez puro, una mezcla de pasión y dolor que van enlazados en una cadena de momentos que quedan en mi razón y que salen a la superficie en forma de lágrimas. Sí, el dolor, nuestro dolor.
Un amor que cierra un capítulo, y es el corazón de cada uno quien decide si cerrar la historia. Un amor para siempre en el olvido, o tal vez en la esperanza. 
No me salen las fuerzas, todo está por el suelo, todo desordenado. Una foto, una palabra, una fecha, ruido, y todo por lo que por ti muero. Amor de tontos donde no es el destino quien separa. 
Y es que camino, y te pienso. Hablo, y te pienso. Respiro, y te pienso. Muero, y te sigo pensando.
Amor de recuerdo, donde el corazón está perdido y no encuentra un tiempo ni un lugar perfecto. Amor de enamorados con un siempre y un nunca marcados en un papel que lo decide todo. Dos caras de un imán que se quieren pero que nunca podrán estar juntas. Nunca.
                                                                      ***
Bloggers, ¡VERANO! Sí, por fin las clases han terminado y el verano se asoma por la puerta. Espero actualizar muy a menudo en estos meses. Os dejo una entrada que acabo de hacer. El amor a veces es confuso, ciego pero permanente y eso es lo que quiero reflejar en ella. Un consejo: por una mínima esperanza que halla, ¡a intentarlo!